¡Fabrica cestas con bolsas de papel!

Ya hace un tiempo que estamos mucho más concienciados en cuanto a todo lo que respecta al cuidado del medioambiente. Somos conocedores del impacto que los desechos plásticos provocan en mares y océanos. El pasado diciembre la activista sueca Greta Thumberg nos lo recordó en la COP 25 que se celebró en Madrid en finales del año pasado. Los gobiernos están apostando por acciones como la sustitución bolsas de plástico por bolsas de papel que es un material mucho más respetuoso con el entorno.

¿Has pensado qué hacer con esas bolsas de papel que has acumulado en casa después de jornadas de compras?

Depositarlas en un contenedor azul o reutilizarlas son algunas de las opciones más recomendables, pero… además puedes darles una nueva vida útil, ¿quieres saber cuál? Te proponemos el reconvertirlas en prácticas cestas para colocar en tu hogar como cestas “vaciabolsillos”, cestos a modo de fuente, guardar los lápices del colegio de los niños, como elemento decorativo… etc. El límite a la imaginación lo tienes tú y tus peques ya que si tienes niños pequeño, ¡puedes crear las cestas con ellos!

¿Qué necesitas para hacer cestas con bolsas de papel?

  • 1 bolsa de papel reciclado
  • Lápiz
  • Regla
  • Tijeras
  • Pistola de pegamento
  • Pinzas pequeñas
  • Opcional: pintura o barniz si quieres decorarla.

Pasos a seguir para hacer tu cesta con bolsas de papel

Si tienes familia y niños pequeños, puedes involucrarlos para que entre todos hagáis unas cestas que además las podréis decorar y se podrán utilizar en la habitación de los más pequeños para guardar juguetes tipo pin y pon, o los “clips” de playmobil.

  1. Desmonta con cuidado la bolsa de papel hasta obtener una lámina rectangular y alísala bien. Dependiendo del tamaño que tenga la bolsa de papel la cesta será de mayor o menor tamaño.
  2. Mídela con la regla y divídela en franjas longitudinales de aproximadamente 2 centímetros de ancho. Necesitarás unas 10 tiras y dos más para fabricar las asas, en caso de que quieras que los cestos tengan asas.
  3. Márcalas con el lápiz y recórtalas.
  4. Dobla cada tira a lo largo por la mitad.
  5. Comienza a entrelazarlas entre sí como si estuvieras tejiendo una red y ve aplicando pegamento para que se queden fijas. Dependiendo del pegamento que uses tardará más o menos en secarse.
  6. Cuando tengas una base de 5x5, fija las esquinas con las pinzas, dobla las tiras hacia arriba y comienza a formar las paredes laterales siguiendo el mismo método. Si las bolsas que has elegido son de las grandes, la base puede ser mayor, pero ten en cuenta que debes dejar cierta longitud para las paredes de la cesta, que le darán profundidad.
  7. Cuando hayas acabado, recorta los sobrantes de papel y remata el borde doblando y escondiendo los extremos hacia el interior.
  8. Si quieres ponerle asas, recorta unas tiras más finas y enróllalas sobre sí mismas creando una especie de cordel fino para crear el asa de la cesta.
  9. Pégalo en el interior uniendo dos lados opuestos y ¡listo!

 ¿Te has dado cuenta de lo sencillo que es? De esta manera además de reciclar dando una segunda vida a las bolsas de papel, ayudas a cuidar nuestro planeta.

¿Qué diría Caperucita Roja, que iba a visitar a su abuelita con una cesta, de nuestra propuesta de cestas hecha con bolsas de papel? Si tienes una hija pequeña, tal vez quiera revivir el cuento con una. Además si quieres entretener a los niños en casa, podrás aprender a hacer títeres con forma de animales y crear tu propio lobo para completar el cuento.